“No he nacido para la venta”, “No me gusta vender”, “No tengo tiempo para vender”, ¿te suenan estas 3 excusas? La mayoría de las personas emprendedoras, pensamos que vender es un don con el cual se nace. No se puede aprender. No es verdad.

3-excusas-para-no-venderVender es una habilidad, una capacidad que se aprende, se adquiere con tiempo, esfuerzo y dedicación. Practicando es como mejor se aprende. Practicando y aprendiendo de los resultados. Las personas con talento comercial lo tienen porque invirtieron esfuerzo y tiempo en desarrollarlo. Las que no lo tienen, simplemente  no  lo invirtieron.

La mayoría de las emprendedoras quizás tengamos la creencia de que vender es una tarea desagradable. No es así. Vender va de establecer relaciones y ayudar. ¡Es divertido y muy gratificante! Nuestra actitud negativa hacia la venta está, en parte, motivada por la imagen que tenemos de las personas dedicadas a la venta: personas charlatanas, interesadas, hasta timadoras. La palabra vendedor/a se ha degradado de tal manera que se han inventado formas nuevas de denominar la misma profesión: comercial, ejecutiva/o de cuentas, representante,…Nadie quiere ser vendedor/a.

Pero ¿qué es ser vendedor/a? ¿qué es vender? Inducir a otras personas a actuar. Cada persona tiene una forma de convencer y comunicar en función de su personalidad. Nuestra forma de vender tiene que ser coherente con quienes somos. No se puede fingir y parecer auténtica/o, sincera/o. Vender va de relacionarse con las personas, entender sus esquemas mentales, empatizar, para poder establecer una buena relación, más importante que la propia venta en sí.

5 mensajes EmakumeEkin a tener en cuenta durante el proceso de la venta:

  1. La entrevista con el/la cliente te obliga a salir de tu oficina, de tu rutina, de tu zona de confort, siendo la base sobre la que cimentamos la relación con nuestra clientela. La entrevista nos da la posibilidad de ver a nuestra clientela, conocerla personalmente, conocer sus necesidades.
  2. Cuanto más conozcamos la clientela y sus circunstancias,  cómo piensa, cuáles son sus esquemas mentales,  más posibilidades tendremos de ayudarle y podremos decidir la mejor manera de transmitirle la información. Debe de ser nuestra intención, nuestra motivación para acercarnos a ella.
  3. Esta actitud es la que debemos “preparar” concienciándonos, concentrándonos en ella, antes de salir de la oficina;  dedicándole tiempo de la misma manera que se lo dedicamos a buscar en Internet su empresa, saber su sector, su volumen de negocio, sus deudas,…Esta intención la mantendremos presente durante toda la entrevista. Debes detectar las necesidades de tu client+, sus problemas.
  4. Debemos escuchar hasta el final, no interrumpir, concentrándonos en lo que nos está diciendo, no en lo que vamos a decir. Escuchar nos ayudará a personalizar los beneficios de mi producto/servicio. Escuchar con los cinco sentidos para poder detectar las objeciones ocultas, las que no menciona en voz alta.
  5. La persona con quien nos entrevistamos debe caernos bien. No quiero decir que le caigamos bien nosotras, si no que nosotras, como vendedoras, tenemos que tener sentimientos positivos hacia ella/él. Siempre escuchamos, empatizamos mejor con quien se parece a nosotras, con quien nos cae bien. Además, será muy agradable salir de nuestra oficina para entrevistarnos con esa persona tan encantadora/inteligente/o que simplemente da gusto ir a ver porque ¡huele fenomenal! (si no podemos encontrar una cualidad más convincente…)

Podemos inventar excusas: no sabemos vender, no tenemos tiempo, no me gusta vender…Pero, sí sabemos vender. Nuestra clientela nos da de comer por lo que es nuestra prioridad y le tendremos que dedicar tiempo.  Que nos guste o no es cuestión de convencernos a nosotras mismas, tomar la actitud adecuada, estar tranquilas en las entrevistas y ser nosotras mismas.

Cada una de nosotras es una persona diferente y tiene que apoyarse en sus puntos fuertes para vender mejor. Invertir esfuerzo en desarrollar habilidades relacionales nos será útil tanto para nuestra vida profesional como para nuestra vida personal. Creo que hay pocas inversiones más rentables.

Y tú, ¿qué actitud adoptas durante la venta?

Imagen del post: Miren Lauzirika

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail