Cada poco tiempo y de forma recurrente, surge la misma pregunta: ¿estoy obligada a estar de alta en la Seguridad Social si ingreso menos de 9.000 euros al año? ¿Y en Hacienda? ¿De dónde sale la cifra de 9.000 euros? ¿Es otra más de las muchas leyendas urbanas?

La respuesta de la Seguridad Social es muy clara. En el estatuto del trabajador autónomo dice textualmente:

La presente Ley será de aplicación a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

Es decir, define qué es una autónoma y por tanto, quien está obligada a estar dada de alta en dicho Régimen de la Seguridad Social.

¿Por qué entonces,  a pesar de ser tan clara la definición y la obligatoriedad surge la pregunta de modo recurrente?

Esto se debe a una sentencia de Tribunal Supremo en la que se pronuncia sobre el significado del  requisito de habitualidad.

En esta sentencia, se establece el salario mínimo interprofesional como un indicador válido para determinar si el trabajo se realiza de forma habitual. Si los ingresos no superan el importe del salario mínimo interprofesional  en un año se considera que no es una actividad habitual  y por tanto no tiene obligación de estar dada de alta en el régimen de autónomos.

Esta sentencia, que se refiere a un subagente de seguros, ha servido posteriormente como jurisprudencia para otras sentencias de otras actividades; pero es importante tener en cuenta que la normativa no lo recoge como criterio.

Esto significa que, si decides no darte de alta en el régimen de autónomos porque no llegas a la cifra mágica (9.172 euros para 2016), puedes tener una inspección de la Seguridad Social y pueden sancionarte. Tendrás que demostrar en un juicio que efectivamente no sobrepasas el importe correspondiente, y esto no siempre es fácil.

En ocasiones, desde algunas administraciones de la Seguridad Social están indicando que por debajo de esa cifra no es obligatorio darse de alta. Eso sí, la indicación es solo verbal, nunca por escrito. Por tanto, antes de tomar una decisión, es conveniente estudiar el caso concreto para tener una visión clara de los riesgos que decidimos asumir.

Hasta ahora solo hemos tratado las obligaciones respecto de la Seguridad Social. Otra cuestión que,  aunque no entremos en este post, no deberíamos obviar, son los derechos que dichas obligaciones conllevan,  el sistema de coberturas a que nos da derecho el estar dadas de alta en la Seguridad Social.

Respecto de la segunda gran pregunta con la que iniciábamos el post. ¿Es obligatorio estar dado de alta en Hacienda?

La respuesta aquí es mucho más sencilla. Sí, siempre sí, e independientemente de la cifra de facturación.

Siempre que realicemos una actividad económica, deberemos estar dadas de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores. Modelos 036 /037.

Además, y, ahora es cuando deja de ser sencillo,

1 – Dependiendo de la actividad que realicemos,  podemos estar obligadas o no a repercutir IVA en nuestras facturas. En caso de que sí estemos obligadas a repercutir IVA,

  • Según qué bien produzcamos o qué servicio prestemos, el tipo podrá ser el 4% , el 7% o el 21%
  • En función de nuestra actividad y el tipo de cliente final, podremos estar obligadas a repercutir, además, el recargo de equivalencia,

Deberemos por tanto liquidar periódicamente el IVA con la administración que nos corresponda en función de nuestro domicilio de actividad y nuestro volumen de ingresos.

A este respecto, también deberemos tener en cuenta si nos es de aplicación o no la prorrata de IVA.

2 – Si nuestro cliente es también un@ profesional o empresari@ deberemos descontar el importe de retención que nos corresponda que será del 15% para 2016 (o el 7% si hemos podido optar por el tipo reducido)

Si nuestr@ proveedor está sujeto a retención, deberemos liquidar e ingresar con la periodicidad que corresponda las retenciones que practiquemos.

3 – Además, hay otras obligaciones impositivas a tener en cuenta:

  • Si pertenecemos a algún régimen especial como el caso de las cooperativas.
  • Si nos es de aplicación alguno de los impuestos especiales como bebidas alcohólicas, hidrocarburos, determinados medios de trasporte, tabaco.
  • Si se nos aplica el impuesto sobre las primas de seguro o sobre el juego.
  • Y un largo etc…

En cualquier caso, es importante recordar que debemos darnos de alta en el censo de actividades económicas incluso aunque no superemos los 3.000 euros de facturación.

No sé de dónde sacan esta cifra mágica quienes me preguntan. Supongo que la confusión se debe a la obligación de hacer una declaración identificando a aquellos de nuestros clientes y/o proveedores con quienes nuestro volumen de facturación IVA incluido en un año supere los 3000 euros, el famoso modelo 347.

Pero, en todo caso, debemos declarar todos nuestros ingresos y gastos independientemente del importe que se trate.

cuando-alta-seguridad-social-hacienda

¿Nos compartes por redes sociales? Eskerrik asko | Gracias.
Forma parte de nuestra comunidad EmakumeEkin, suscríbete al blog aquí y te mantendremos informada.

Imagen: Miren Lauzirika

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail