En una jornada que impartí dentro del programa #EmprendedorasDF, compartimos reflexiones en torno las empresas de las participantes y hablamos, entre otras cosas, sobre la “caducidad” de las empresas. Con intención de provocar sus respuestas, afirmé que todas las empresas tienen un ciclo vital. Todas las empresas nacen, crecen y llegado un momento mueren. 

Como es fácil suponer, esta afirmación fue seguida de numerosos comentarios. Algunas de las emprendedoras se mostraban incluso escandalizadas. En parte, esto es así porque, como ellas mismas afirmaban, la empresa es “como un hijo” para ellas.

Y básicamente, este es el error. Como emprendedoras podemos, y seguramente lo haremos, crear más de una empresa.

Y no hablo de crear una sociedad, no hablo de formas jurídicas. Hablo de poner en marcha ideas de negocio.

En nuestras empresas ponemos mucha ilusión y entusiasmo. Ponemos nuestro trabajo, nuestro conocimiento y nuestra experiencia.  Le dedicamos tiempo y esfuerzo sin escatimar… pero no somos nosotras.  La idea evolucionará y crecerá o se trasformará o simplemente fracasará, pero no somos nosotras. Son nuestras empresas que siguen su propio ciclo y se ven afectadas por multitud de variables, no todas  susceptibles de ser controladas por nosotras.

Es parte de nuestro trabajo estar atentas a todas esas variables y tomar las decisiones que cada momento requieran. Entre estas decisiones está el momento de terminar con nuestras empresas  o transformarlas para que inicien otro ciclo.

Acabo de escuchar como noticia que la revista Playboy ha decidido dejar de publicar fotos de mujeres desnudas. Parece ser que ya no vende y les limita el acceso a nuevos públicos. En cualquier caso, las motivaciones son económicas y no éticas o morales.

Lo cierto es que el cambio en las tendencias y el gusto del público objetivo es una variable a la que las empresarias deben estar atentas. Y quizá sea verdad que algo está cambiando.

El fin de una era lo titulan algunos periódicos…Pues eso.

marian-eguskiza-formacion

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@EmakumeEkin) y en nuestra página de LinkedIn (/company/EmakumeEkin). Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog.

subscribirse-por-email-emakumeekin

¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin y por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail