Recientemente a través de Loreto Gómez, colaboradora en el Programa Actívate de Google, me pidieron impartir una charla motivacional de cierre para las personas que habían tomado parte en la formación que Google ofrece para el emprendizaje.

Tuve la oportunidad de asistir a las conclusiones del itinerario formativo de la mano de Josu Lekaroz quien, con gran dinamismo y cercanía, consiguió resumir y contrastar los escollos y los avances más notorios que habían surgido en el transcurso de las jornadas compartidas.

De aquellas conclusiones, quiero destacar que, en términos generales, no se alejan mucho de las que venimos trabajando desde EmakumeEkin.

En todo caso, un obstáculo que, en algunos casos resaltaron como algo habitual, está relacionado con las dificultades de transmitir o expresar nuestra idea de negocio. A decir de algunos/as participantes, estas dificultades acababan convirtiéndose incluso en serias dudas sobre si las personas receptoras habían captado o no la esencia de lo que la empresa ofrecía.

A continuación, me propongo desgranar los distintos componentes que pueden estar detrás de estas dificultades y que, en realidad, fueron parte de la charla que les ofrecí al respecto.

  • En primer lugar, la responsabilidad de la comunicación recae fundamentalmente en el emisor o emisora. Quien crea el mensaje debe hacerlo de manera que garantice la adecuada transmisión. En este apartado entran en juego algunas habilidades y competencias de tipo técnico como tener el mensaje elaborado, testarlo, verbalizarlo, ensayar su presentación, etc. que, sin duda, se pueden trabajar y mejorar.
  • En segundo lugar, es necesario hacer un ejercicio mucho más profundo que está vinculado con que nuestra idea empresarial no es sólo una idea. Está unida a nuestra persona, a lo que somos, a nuestros valores, a lo que nos importa. Buceando en los motivadores que nos han llevado a esa idea empresarial y teniéndolos claramente presentes, es previsible que la comunicación surja de manera más natural y más auténtica, porque estaremos hablando de nuestra pasión.
  • Por último, en el proceso comunicativo influye de manera transversal la auto-confianza en nosotros/as mismos/as y en nuestra idea. Si afrontamos la comunicación desde nuestras fortalezas y desde aquello que nos hace únicos/as y diferentes, será más fácil de nuevo que el receptor/a perciba nuestra motivación y, además, afrontaremos la conversación comercial con actitud y escucha empáticas.

Estas y otras cuestiones estuvieron presentes en mi charla motivacional, de la que te adjunto las sugerencias finales, como resumen de la misma:

  • Sé tú
  • Quiérete
  • Permítete sentir
  • Lleva tus fortalezas en la mochila
  • Objetivos claros y realistas. Haz listas. Prioriza
  • Estudia tus recursos y necesidades
  • Prémiate
  • Cuestiona creencias
  • Decide, planifica y ¡ACTUA!

Para finalizar quiero agradecer a Loreto Gómez, Maite Arberas, Janire Muñoz y Josu Lekaroz, quienes me acogieron con cariño y entusiasmo en el programa Actívate. Eskerrik asko!

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@EmakumeEkin) y en nuestra página de LinkedIn (/company/EmakumeEkin). Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog.

subscribirse-por-email-emakumeekin

¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin y por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail