Durante una de las formaciones para #emprendedorasDFB propuse un ejercicio práctico que sirve para tomarse ese tiempo para pensar que muchas veces nos falta. Y es que dedicarse unos minutos a reflexionar no es perder el tiempo – aunque a nuestra mente inquieta se lo parezca- sino atender a aquello que es importante y no urgente, y por tanto, estratégico.

mapa-red-contactos-profesionales

Así, si piensas que nunca tienes un momento para reflexionar sin interrupciones sobre tu negocio, te propongo este ejercicio para poner sobre papel lo que por lo general ocupa bastante espacio en la cabeza: nuestra red de contactos profesionales.

1. Busca el momento idóneo para hacer el ejercicio.

2. ¿Quieres concederte 25 minutos en silencio y sin interrupciones? Apaga tu móvil y busca un lugar silencioso donde no te puedan interrumpir. Y date permiso para invertir el tiempo y la atención sólo en esto.

3. Necesitarás: Rotuladores de colores, folios y celo para ir ampliando la superficie de trabajo

4. Crea un mapa en el que el nombre de tu negocio esté en el centro, y vete añadiendo círculos alrededor que den nombre a distintas categorías. Piensa que una red de contactos no es más que nombres y apellidos, pero para aclarar la mente vamos a utilizar categorías y subcategorías: Familia, amistades, antiguxs compañerxs de trabajo, profesorado, compañerxs de clase, clientela, empresas proveedoras…

  • Añade otras categorías que tú consideres  futuras empresas proveedoras, competencia (quienes se dedican a lo mismo que tú y con quien puedes colaborar), personas no interesadas en tu negocio, personas que piensan que no lo necesitan….
  • Amplia la red con nuevas subcategorías   por ejemplo, si la categoría es Clientela, podemos pensar en las siguientes subcategorías: clientela potencial que no nos conoce, clientela potencial que nos conoce y no ha probado el producto, clientela que nos conoce pero solo ha probado una vez, clientela VIP…

5. Una vez tengas un buen mapa extenso, lleno de categorías y subcategorías que hablen tanto del entorno profesional como del personal, añade: 

  • Un punto en aquellos ámbitos en los que estés trabajando ya de forma natural 
  • Un asterisco en aquellos ámbitos en los que quieres avanzar o enriquecer tu red

6. ¿Ya? Ahora piensa: ¿en qué te pueden ayudar las personas de los ámbitos ya trabajados (punto)  a la hora de allanar el camino en lo que quieres conseguir (asterisco)?

7. Mira el mapa con detenimiento y amplía algún aspecto. Como puedes añadir folios alrededor, te será fácil hacer la red cada vez más grande.

 ¿De qué te ha servido? Sean cuales sean tus conclusiones, ésta práctica te servirá para ser consciente de tu red y sus posibilidades, y poder enfocarte desde el presente hacia tus objetivos de futuro.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@emakumeEkin). ¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin!

Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog. ¡Gracias por la visita!

Imagen del post: Miren Lauzirika

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail