Érase una vez un post sobre cómo elaborar un efectivo Elevator pitch. La escritora sintió cierto vértigo al recibir el encargo, porque se trataba de un tema ampliamente tratado. Pero súbitamente se entusiasmó con la idea al venirle a la cabeza una frase que acababa de leer en facebook: “Cuando hablamos parecemos más el diccionario de Espasa que el cuento de Aladino”.El arte de contar un cuento. ¡Eso es! Érase una vez… Porque si consigues conectar con la niña que llevamos dentro, nadie se olvidará de ti. Estamos saturadas de información. Necesitamos historias. Necesitamos heroínas.
¿Y quién mejor que tú para protagonizar tu propia historia? Una gran historia sobre tu emprendizaje. Tiene todos los ingredientes para enganchar a la audiencia:

  • La llamada a la aventura, el momento crucial que marca el inicio de tu vida empresarial: “hace 3 años decidí”, “en ese momento lo vi claro”, “fue entonces cuando me embarqué en”…
  • Emociones, pasión, ilusión, corazonada, temor, prudencia, valentía, coraje, determinación: “sentí que podía ayudar”, “me encanta acompañar a mis clientes”, “estoy feliz por los proyectos que he creado”…
  • Un reto, una misión, una visión, un problema a solucionar…
  • El viaje de la heroína: obstáculos, oportunidades, amenazas…
  • Final feliz, casos de éxito, logros: “durante este tiempo hemos conseguido”, “en el último proyecto abordamos el reto de…”, “mi cliente pudo gracias a nuestra colaboración conseguir”, “mis clientes destacan mi aportación a…”

¿Casos de éxito? Sí, éxito. Porque nada atrae más que historias felices, que terminan bien. Y si no terminan bien, es que no es el final, como la cantinela vital del joven dueño del Hotel Marigold: “Al final todo acaba bien y si no acaba bien es que aún no es el final”.

Así que antes de iniciar la presentación de tu negocio, primero prueba a contarte bien tu propia historia. Tú eres tu principal clienta. ¿Te gusta lo que escuchas? ¿Te reconoces como una protagonista fuerte, vital, ilusionada, enérgica, vital y decidida? ¿No del todo? Vuelve a intentarlo.

Respira, sé amable contigo misma, sé justa con tus logros. En positivo. Así que sonríe ante el espejo. Piensa: me gusta la mujer que veo, sabe lo que hace, ofrece un buen servicio, su clientela tiene suerte con ella, y se expresa de manera convencida y clara.

En Emakumeekin nos preguntamos a menudo por qué a las mujeres principalmente nos cuesta tanto hablar de nuestra empresa y llamarnos a nosotras mismas empresarias.

Sabemos que eso es debido a factores psicosociales y a ciertos estereotipos que nos inhiben y condicionan. Por ello, en Emakumeekin organizamos formación específica y facilitamos encuentros para favorecer las redes de profesionales y empresarias.
Son en estos encuentros donde podemos practicar nuestro elevator pitch. Si nos gusta escuchar historias de éxito y finales felices, aún nos gusta más escucharlas de boca de la protagonista, la heroína, personas confiadas y positivas.
Y como tal, siéntete la protagonista y la heroína de tu propia historia. Olvidémonos de los villanos, brujas y ladrones en nuestra historia. De sacar las sombras, que sean las del potencial cliente, porque nosotras somos el foco que dará luz a las tinieblas de la clientela. Solucionamos sus problemas. Somos su hada madrina.
networking-emprendedoras-elevator-pitch

Además de contar tu historia, acuérdate de escuchar. Es una buena oportunidad de escuchar buenas historias y conocer a otras heroínas. Escuchando disfrutarás y además conseguirás captar la atención de posibles clientas y aliadas si perciben tu atención genuina y escucha activa. No hay nada más atractivo que una sincera sonrisa acompañada de una mirada chispeante.
La magia de la comunicación: pregunta, escucha, presencia.

Este gráfico de la empresa Anecdote ilustra muy bien la esencia del arte de contar cuentos. Contar anécdotas tiene su propio patrón, y enganchan a veces más que una historia. ¿Cuál es la tuya?
Anecdote-Spotting-Oral-Stories

Gracias a Alvaro por la inspiración proporcionada para este post.

Y colorín colorado, este post se ha acabado.

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail