El contexto actual, además de dejar en evidencia macro errores de cálculo en términos de apuestas estratégicas, traduce con crudeza las consecuencias de la falta de valores que hacen que los tiempos que vivimos no sean buenos; sino que, muy al contrario, socialmente seamos testigos y protagonistas de una ausencia palpable de elementos éticos como la compasión, la confianza, la responsabilidad, la reciprocidad, el reconocimiento y el largo plazo.

la-importancia-valoresLa crisis actual de nuestro entorno y del resto de entornos afectados por ella pone sobre la mesa la realidad de que nunca los tiempos han sido absolutamente favorables para los seres humanos. Sin embargo, todavía hay personas que esperan a que esta tormenta escampe para comenzar a comportarse a nivel individual en coherencia con lo que su esencia humana exige.

Es necesario, por lo tanto, y ahora más que nunca, hacernos conscientes de la absoluta necesidad de fortalecer esos valores y de asumir la responsabilidad a nivel individual, organizacional y social que a cada persona corresponde, porque detrás de esos entes anónimos que denominamos mercados, instituciones, empresas, etc. hay personas con nombre y apellido que cada día toman decisiones y que construyen con ellas lo que somos a nivel colectivo.

Es tiempo, por lo tanto, de reivindicar la necesaria responsabilidad de tener un comportamiento ético y de dejar de eludir la capacidad que acompaña a las personas de elegir. No queda más remedio que tomarse en serio esa capacidad de elección, esa responsabilidad sobre las decisiones que tomamos y sobre las consecuencias que tienen las mismas a nivel colectivo sobre nuestra comunidad.

Se necesita coraje y esfuerzo. Nada que no haya demostrado nuestro Bilbao Metropolitano en otras ocasiones de su historia más o menos cercana.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@emakumeEkin). ¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin!

Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog. ¡Gracias por la visita!

Imagen del post: Miren Lauzirika

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail