Vaya por delante, defendemos la existencia de una ley que regule la actividad de las personas emprendedoras. Pero, ¿qué nos aporta esta nueva ley? En nuestra opinión, nos da la posibilidad de limitar un poco nuestra responsabilidad a cambio de incrementar bastante nuestras obligaciones formales. Veamos.

balanza-ley-emprendedores

El preámbulo de la ley hace un análisis serio y detallado de los motivos por los cuales debemos impulsar la actividad emprendedora…[symple_testimonial]…habiendo el número de empresarios de 15 a 39 años registrado una caída de más del 30 por ciento desde 2007 a 2012…ausencia de una mayor iniciativa emprendedora entre los más jóvenes….es necesario un cambio de mentalidad en el que la sociedad valore más la actividad emprendedora y la asunción de riesgos…..[/symple_testimonial]

La ley realiza una bastante razonada exposición de las particularidades que en el sistema normativo de nuestro entorno dificultan la proliferación de dicha actividad emprendedora; entre otras señala…[symple_testimonial]…el acceso a las actividades económicas y su ejercicio están sometidos al cumplimiento de un complejo marco jurídico formado por normativa mercantil, sectorial y local, dispersa en normativa europea, leyes y reglamentos nacionales, autonómicos y locales.[/symple_testimonial]

En cambio, en el desarrollo de la ley hacen que el poder disfrutar de responsabilidad limitada, “y poco limitada”, conlleve aumentar, de forma significativa, el ya de por si complejo mundo de las obligaciones formales.

Y estos puntos, ¿en qué se traduce para una persona empresaria individual, autónoma o emprendedora que piensa en dar el salto al emprendizaje?

Hasta ahora tenía una serie de requerimientos formales, digamos que “reducidos”, para realizar su actividad, básicamente se le pedía elaborar trimestralmente la declaración de IVA. Dicha declaración conllevaba la existencia de un libro registro de IVA de formato sencillo, que cualquiera podía elaborar con un documento  Excel, apuntando unos pocos datos a saber: fecha, número de factura, emisor, receptor e importe, detallando la base imponible y la cuota repercutida.

La nueva ley de emprendedores nos ofrece la posibilidad de limitar la responsabilidad frente a terceras partes. De esta forma, un potencial fracaso en nuestra nueva actividad no debe ser un desastre universal. Tenemos que interiorizar que de las experiencias se aprende, y de los fracasos, mucho más. Es muy duro que un fracaso empresarial acabe con el peso de las deudas sobre todos nuestros bienes presentes y futuros.

Lo que sucede es que, como casi siempre, la ley se queda corta. La posibilidad de limitar nuestra responsabilidad se reduce a proteger nuestra vivienda habitual sólo si:

  1. Su valor es inferior a 300.000 euros
  2. Por las deudas derivadas de la actividad empresarial, no así, de las contraídas con Hacienda y Seguridad Social, que se guardan la potestad de embargo sobre dicha vivienda.

Parece y es un sucedáneo muy pobre de la responsabilidad limitada de que disfrutan las personas jurídicas.

Como contrapartida, nos obliga a presentar las cuentas anuales correspondientes y también, por obra y gracia del nuevo criterio de caja (opcional) para la declaración de IVA, todas las empresas y empresari+s se verán obligadas a complicar considerablemente el registro del IVA de sus operaciones.

En el caso de personas jurídicas o empresarias de cierto volumen, solo supondrá modificar sus aplicaciones informáticas. En el caso de autónom+s y pequeñ+s empresari+s individuales, olvídense de llevar una Excel sencillita.

Nos reafirmamos: la nueva ley nos da la posibilidad de limitar un poco nuestra responsabilidad a cambio de incrementar bastante nuestras obligaciones formales. Por concluir, podemos decir… lo comido por lo servido. A pesar de ello, creemos que, por lo menos,  la ley introduce un poco más de variedad en la dieta.

Y a ti, ¿Cómo te afecta la nueva ley de emprendedor+s? ¿Qué opinión te merece? ¿Nos cuentas tu experiencia?

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@emakumeEkin). ¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin!

Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog. ¡Gracias por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail