Cuando iniciamos el diseño del programa de Acompañamiento a Mujeres Emprendedoras, hará ahora 3 años, investigamos sobre otras iniciativas, principalmente europeas que se hubieran desarrollado previamente. El empoderamiento era el punto común que tenían, tanto los estudios, como las buenas prácticas recopiladas en los informes.

Por ello, era evidente que el empoderamiento debía ser protagonista en nuestro trabajo. Decidimos trabajarlo tanto al inicio, con acciones específicas, como de forma transversal durante todo el programa.

Nuestras coach, principalmente Idoia Postigo, Amaia Agirre y María García,  las mentoras así como las formadoras, han tenido esta consideración a la hora de diseñar los contenidos e impartirlos. De momento, no estamos midiendo resultados, pero el feedback que estamos recibiendo por parte de las emprendedoras es muy positivo.

Por otro lado, en el mundo de las ventas la auto-confianza es básica: para generar confianza en tu clientela potencial, para atreverte a proponer una solución innovadora, para volver a intentarlo después de un NO….  Y desde esta doble inquietud, como diseñadora del programa y como formadora en el área comercial, voy realizando mi propia investigación personal.

Fruto de este trabajo, descubrí estudios, que dicen que practicar la auto-conversación positiva (yo puedo, estoy preparada,…), visibilizar el éxito o hacer ejercicio, son armas infalibles para trabajar la confianza.

Sin embargo, mi camino personal como instructora de Mindfulness, me ha dado a conocer otras herramientas cuya eficacia he probado personalmente y en las que confío plenamente.

He descubierto que el empoderamiento es susceptible de desarrollarse mediante la práctica de Mindfulness. Existen estudios que demuestran un aumento de auto-confianza después de un entrenamiento en Mindfulness (Steyn 2013).

Concretamente, la meditación de pie, ayuda a la meditadora “a generar un sentimiento interno de fortaleza” (David Alvear, “La ciencia de la atención plena y la psicología positiva en el camino del bienestar”).

Además, trabajas directamente el no juzgarte y buscar el origen, la intención de tus acciones. En esa intención, la de ayudar a otras emprendedoras, he encontrado el empoderamiento para escribir este post, para crear EmakumeEkin, para desarrollar mi propio método de ventas Conscious Sale

Os aseguro que ahora, para que mi sistema nervioso pase del modo calma al modo amenaza hace falta mucho más que un NO de un@ client@ potencial 😉

empoderar-mindfulness-mbsr

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@EmakumeEkin) y en nuestra página de LinkedIn (/company/EmakumeEkin).

Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog.

¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin y por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail