¿Tu trabajo actual no te apasiona y serías feliz haciendo otra cosa? ¿Crees que puedes aportar algo novedoso al mercado o a la sociedad? ¿Quieres ganar autonomía e independencia siendo tu propia jefa?

¿Por qué quieres montar un negocio? ¿Cuáles son tus motivaciones para emprender?

Las respuestas que me dan son siempre muy diversas. En mi trabajo he conocido personas con necesidades y motivaciones diferentes que les llevan a emprender. Pero hay algunas que están en el Top10:

Prosperidad

Conoces el mercado y tienes experiencia suficiente en el desarrollo de tu actividad. Probablemente hayas estado al frente de un negocio que no era el tuyo, y además poco reconocida económica y profesionalmente. Sabes que por cuenta propia podrías generar muchos mas ingresos de los que obtienes actualmente y decides crear tu propia empresa.

Ahora bien, no olvides el motivo por el que empezaste, y si tienes personal a tu cargo que quieras retener, cuídales.

Autonomía e independencia

Quieres ser tu propia jefa y llevar las riendas de tu empresa. No quieres depender de otras personas y quieres ser tú misma quien decida qué, cómo y cuándo hacer. Quieres tomar tus propias decisiones y aprender a afrontar los diferentes retos que te aparezcan en el camino del emprendizaje. Vamos…que te va la marcha.

Necesitas un cambio

Estudiaste una profesión y llevas trabajando muchos años, pero en realidad serías feliz haciendo otra cosa. Quieres hacer de tu pasión tu profesión y eso implica dar un giro a tu actividad laboral. Trabajar en algo que te gusta y disfrutar con ello implica tener otra motivación y otras ganas a la hora de levantarte cada día. Eso es cierto.

Gestión del tiempo y conciliación

Crees que trabajando por tu cuenta podrías organizar tu tiempo mucho mejor, con mas flexibilidad e integrándolo en tu proyecto de vida.

Esta es una de las razones por la que muchas mujeres deciden emprender. Pero ojo! Puede ser una trampa. La gestión del tiempo y la conciliación es una de las dificultades que mas se repiten en los foros de mujeres emprendedoras. Es una cuestión de género a la que nos enfrentamos y en la que debemos trabajar como sociedad.

Así que si tu razón es ésta, ten en cuenta que necesitas mucha planificación, mucha organización y mucha corresponsabilidad.

¿Cómo puedes hacerlo?

Para dar el paso a emprender e ir diseñando el proyecto quizá no tengas que dejar tu trabajo actual. Intenta compatibilizar, en la medida de lo posible, una temporada ambas cosas, así podrás ir dando forma a tu proyecto hasta que sientas la seguridad de poder dedicarte en cuerpo y alma a tu empresa. Ten en cuenta que los 3 primeros años de vida de los negocios son complicados, así que a la hora de planificar hazlo sobre tus necesidades reales para poder resistir la inestabilidad inicial.

Dedica el tiempo que necesites a madurar tu idea, sin olvidar el por qué y para qué quieres montar tu propio negocio. Y respeta tus ritmos, no la que más corre llega antes.

Tú, ¿por qué darías el salto?

motivaciones para emprender

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail