Joseph Shumpeter definía a las personas emprendedoras como “agentes de cambio en la economía: sirviendo a nuevos mercados o creando nuevas maneras de realizar las cosas hacen que la economía avance” Hoy en día, esta definición podría ilustrarse con la foto de Patricia Araque.

Patricia es una mujer emprendedora en todas las dimensiones posibles de la palabra. Lleva más de 12 años al frente de su propio proyecto emprendedor y trabajando por cambiar el mundo, apoyando a otras mujeres emprendedoras en el sector tecnológico a través de la asociación que ella misma co-fundó Ellas 2 (Ellas al Cuadrado) y de la mano de otras organizaciones como Hub Madrid, instituciones como la Embajada Americana en Madrid y de proyectos como la Escuela de Programadoras El Puente.


¿Cuánto tiempo llevas involucrada en el apoyo del emprendimiento tecnológico iniciado por mujeres y por qué pensáis en Ellas al cuadrado que es necesario enfocar el emprendimiento con perspectiva de género?

Fundamos Ellas Al Cuadrado en 2009, en aquel momento como Ellas 2.0. Desde entonces hemos ayudado a muchas emprendedoras a entender la parte positiva de emprender en la industria de la tecnología (especialmente en el ámbito digital), mientras que al mismo tiempo concienciábamos a la industria de la tecnología de la importancia de aumentar el número de mujeres participando de ella.

Pero en estos siete años también hemos hecho un aprendizaje muy potente: a muchas mujeres las industrias de la tecnología, sus dinámicas y su modo de construir empresa no nos funciona. Para muchas emprendedoras su paso por el mundo de las startups ha sido terriblemente tóxico y doloroso. Teniendo en cuenta que este mundo tiene una filosofía empresarial dominante que ha sido diseñada por una minúscula parte de la especie humana (hombres blancos norteamericanos) y que todas hemos heredado y asumido como válida, cuando empezamos a ver y a sentir que para muchas mujeres la cosa no estaba funcionando, comenzamos a hacernos preguntas,  “¿y si resulta que las mujeres necesitamos nuevos modelos de emprendimiento?“, “¿Y si necesitamos otras formas de construir empresas, productos y servicios digitales?”,” ¿Y si lo exploramos?” La perspectiva de género es por tanto fundamental en esta “contra-narrativa” que estamos construyendo.


¿Qué es y cuáles son los objetivos que persigue BizLab?

El objetivo de Ellas BizLab es esa exploración de nuevos modelos de empresa digital. Seguimos convencidas del impacto que puede tener la tecnología en la resolución de problemas, pero al mismo tiempo creemos que esa tecnología tiene que utilizarse y construirse alrededor de las personas, colocando la sostenibilidad de la vida en el centro, y no que la rentabilidad económica o la acumulación de dinero sean los principales protagonistas.

Ellas BizLab tiene como primer objetivo dotar a las participantes de las herramientas necesarias para explorar ese nuevo camino o caminos, es un laboratorio en el que las participantes obtendrán conocimientos muy prácticos, pero también aportarán reflexiones que servirán a otras emprendedoras en el futuro. Entre todas trataremos de entender qué vida emprendedora es la que queremos para nosotras y cómo construirla.


¿Qué es Slow Start Up o Start Up tranquila?

La “Slow startup” es una evolución natural del “Slow Movement” (Movimiento tranquilo) y busca aplicar los principios de esta comunidad global a un nuevo y evolucionado modelo de emprendimiento y empresa.

Ser una Slow Startup, una Startup Traquila no significa ir despacio. Optar por este modelo implica encontrar la velocidad adecuada para hacer algo, valorando la calidad, los beneficios a largo plazo y las conexiones significativas entre las personas y los lugares. El estrés extremo y el agotamiento o burnout abundan en el mundo emprendedor y protagonizan la cultura en torno a las startups. Necesitamos nuevas formas de pensar las empresas desde su nacimiento, nuevas formas de vivir el emprendimiento y nuevos modelos de trabajo si queremos un futuro con sentido y sobretodo, sostenible a nivel humano.


¿Qué es Bootstrapping y en qué puede beneficiarme acudir al taller de los próximos días 27 y 28?

El bootstrapping es un término anglosajón que básicamente significa sacar adelante un proyecto con tus propios recursos y sin intercambiar acciones de tu empresa por inversión externa. En el taller de los días 27 y 28 aprenderemos cómo conceptualizar un producto o un servicio que sea una fuente de sostenibilidad económica, que podamos comenzar a vender en el corto plazo y que al mismo tiempo nos libere tiempo para seguir avanzando con nuestro proyecto emprendedor.


Para finalizar dos preguntas: en tu extensa carrera como emprendedora, ¿de qué proyecto te sientes más orgullosa?  y si tuvieras que dar un único consejo a las mujeres emprendedoras, ¿cuál sería?

Del proyecto que me siento más orgullosa es de mi vida, de una vida que he construido a mi medida. A veces se nos olvida que emprendemos para vivir y en algún momento u otro, terminamos viviendo para emprender. En enero de 2014 decidí que no quería eso de vivir para emprender nunca más. Desde entonces trabajo pocas horas, paso mucho tiempo con gente a la que quiero (especialmente con mi hija) y sólo trabajo con gente que me gusta. Yo emprendo para vivir una vida que merezca la pena ser vivida y animaría a todas las emprendedoras a reflexionar sobre cuál es el modelo de vida que les funciona a ellas y adaptar sus proyectos a esta vida, no al revés.

Solicita tu plaza y participa el 27 y 28 de octubre en EllasBizLab:

  • En Beaz Bizkaia (Sabino Arana 8, Bilbao. Junto a la parada de metro San Mamés)
  • En horario de 10:00 a 14:00
  • La participación es gratuita pero las plazas son limitadas y requiere inscripción. Puedes hacerlo en este link.

Te esperamos.

Patricia Araque: EllasBizLab-emakumeekin-bilbao

 

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail