El 11 de febrero estuvimos en la presentación del premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga organizada por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto. Se puede proponer candidaturas a nivel estatal y la entrega será el 11 de Abril.

mujer-tecnologa-premio-ada-byron

fuente: deustoforotech

Hemos podido asistir a las ponencias de: Miren Begoña Urrutia Barandika, Directora Política Científica de Educación,  Política Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco; Izaskun Landaida, La directora de Emakunde; Inés Sánchez de Madariaga como representante estatal; e Inés Jacob, Decana de Ingeniería y anfitriona del evento.

La Sra. Barandika ha resaltado que no es fácil rescatar nombres de mujeres tecnólogas, como Ada Byron, de una historia que, en general, tiende a ocultar el trabajo de las mujeres.

De igual manera, ha destacado la importancia del objetivo del VI Plan de Igualdad, que dentro de su tercer Eje, contempla el promover un cambio de valores bajo la premisa de que la igualdad mejora la calidad de vida de todas las personas. El desequilibro no se compensa espontáneamente por lo que dotar de fondos a las políticas activas de género es clave para lograr esta igualdad.

También mencionó un estudio del World Economic Forum en el que se señala que los países que relegan a las mujeres a un segundo plano verán mermada su competitividad.

La segunda intervención corrió a cargo de Izaskun Landaida, presidenta de Emakunde. En ella, las Sra. Landaida señaló que a pesar de los buenos datos de participación de mujeres a todos los niveles de la investigación académica, hace falta renovar estructuras, esquemas mentales, para corregir los desequilibrios en nuestra sociedad con el fin último de evitar la pérdida de talento. Partimos de una concepción androgénica del mundo científico y se hace necesario incorporar la dimensión de género a la ciencia. La importancia del premio Ada Byron reside en la necesidad de generar referentes, para que más niñas elijan este camino formativo, entre otros objetivos.

Por último, Inés Sánchez de Madariaga,  directora de la Unidad Mujeres y Ciencia del Ministerio de Ciencia e Innovación y, entre otros muchos cargos, resaltamos el que ocupó como directora del primer grupo de investigación español sobre género, urbanismo y arquitectura, en la Universidad Politécnica de Madrid. Presentó un estudio de la Universidad de Standford sobre Innovación desde la Perspectiva de Género.

Según este estudio, la diversidad es un factor clave para aportar nuevas perspectivas a la solución de problemas, para innovar. Puso algunos ejemplos, en los que la consideración de género abrió nuevas perspectivas en varios sectores tales como el transporte y la salud.

  • Especialmente llamativo este último: en Europa, la mayoría de los fármacos, no están testados en mujeres mientras que en EE.UU. por ley deben experimentarse en animales macho y hembra y en hombres y mujeres por igual.
  • En el sector de automoción, me resultó curioso que frente a la multitud de accesorios que puedes elegir a la hora de comprar un coche, no se oferta la posibilidad de un cinturón de seguridad que sea seguro para una madre gestante y su feto. Solamente en los países escandinavos existe esa opción como un extra. Por supuesto, no hay legislación que obligue a las marcas a contemplar este aspecto de la seguridad en carretera. En el estudio, disponible en Internet, están detallados 22 casos de distintos sectores.

Otro dato relevante: mientras que la carrera académica abandonan más hombres que mujeres, en la carrera profesional son más las mujeres que abandonan por lo que el salto a los puestos de mayor grado es prácticamente inexistente.

En su ponencia, la Sra. Sánchez de Madriaga dejó claro con gráficos y datos numéricos que el tiempo, por sí solo, no mejora este hecho: ¡un 2% más de mujeres en puesto de mando en 8 años no es un gran avance!

Detalló varias razones que justifican esta situación de desigualdad:

  • Los estereotipos o esquemas mentales
  • El apoyo que hombres y mujeres reciben tanto en su vida profesional como familiar no es equitativo
  • Las micro-discriminaciones, que afectan por acumulación, por ejemplo, desde pequeñas a las niñas se les desincentiva a participar en clase. Otro ejemplo, las conferencias científicas donde se invita a los hombres a dar las charlas relevantes
  • La carga de gestión impuesta o voluntaria de las mujeres investigadoras es mayor,…

En resumen, no se evalúa igual a los hombres y a las mujeres: es una consideración de nuestro inconsciente y a igualdad de capacidades se puntúa más a un hombre que a una mujer. Si tenemos curiosidad por ver cómo funcionan nuestro propios mapas mentales en el caso de la perspectiva de género, nos animó a realizar el Test Implicit, elaborado por la Universidad de Harvard y disponible en Internet. ¡Igual nos sorprendemos!

Como última recomendación, dos lecturas: Lean in de Sheryl Shandberg y Why so slow de Virginia Valian.

¡Desde EmakumeEkin os animamos a que apoyemos este premio proponiendo candidaturas y poniéndoselo muy difícil al jurado!

 Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@emakumeEkin). ¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin!

Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog. ¡Gracias por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail