¿Por qué es tan importante la formación que adquieren las personas? ¿Cuándo finaliza nuestro proceso formativo? ¿Qué me puede aportar asistir a ese curso en concreto y formarme? Más de una vez nos hacemos estas preguntas, previo a confirmar nuestra asistencia o no. 

razones-para-formarse

“Erase una vez  un planeta triste y oscuro  y la luz al nacer descubrió un bonito mundo de Color ….Erase una vez unos hombres que con sus manos consiguieron hacer un hermoso mundo para ti, tuvieron que luchar y trabajar y todo existe porque lo inventaron …..”

Curiosa melodía de la infancia que nos hace recordar, entre otras muchas cosas, la evolución como constante de nuestra vida. Quizás te preguntes como pasar de ser un batracio a ser capaz de construir un cohete que nos traslade a otros mundos…. Sin ser capaz de dar la respuesta exacta, el solo hecho de imaginárnoslo, nos invita de nuevo a pensar en la evolución.

Esa evolución difícilmente hubiera sido posible sin el paso a “Hommo Sapiens”.  Momento mágico de conexión de dos neuronas que conectan a su vez con otras dos y chas!!!!… el conocimiento  comienza a empaparnos.

Aprendemos y nos formamos desde que nacemos y nuestra riqueza y diferenciación proviene, precisamente de esa increíble capacidad que es aprender.

Pero ¿cómo?, ¿en qué aprendemos y nos formamos? La respuesta no es sencilla. En ocasiones nos guiamos por vocación, en otras ocasiones por el placer de saber, muchas por necesidad, por tendencia, porque nos han dicho o sugerido….

Sea como sea, la formación siempre enriquece y nos acompañará. El salto cuantitativo y cualitativo viene  dado del paso de formación a conocimiento. Comenzar a usar lo aprendido en nuestra vida profesional, e incluso personal, nos ayudará a diferenciarnos dentro de esa tendencia gris que nos invade.

La clave está en la posibilidad de evolución y mejora…… no desaprovechemos esa capacidad única y exclusivamente humana. Seamos capaces de formarnos y aprender. Para ello, la definición de un itinerario formativo basado en el perfil personal y profesional, nos puede ayudar en el camino del empleo o de la mejora del mismo. El análisis DAFO de nuestras fortalezas y debilidades formativas nos ayudará a crecer y avanzar y, con ello, a contar con más posibilidades de mejora tanto personal como profesional.

El día más triste será aquel en el que dejemos de aprender, ese día comenzaremos a estancarnos y a empequeñecer. Es labor de todos contribuir a que sigamos avanzando y evolucionando.

Así que…¡fórmate! Te esperamos en la sección de comentarios para que nos cuentes cómo han sido tus últimas experiencias formativas. ¡Anímate!

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@EmakumeEkin) y en nuestra página de LinkedIn (/company/EmakumeEkin). Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog.

subscribirse-por-email-emakumeekin

¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin y por la visita!

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail