Cuéntanos brevemente a qué se dedica tu empresa

Al ORDEN. A ordenar y organizar los espacios de las personas, ya sean espacios profesionales: almacenes, archivos documentales, despachos, trastiendas, comercios, talleres… o domésticos: armarios, trasteros, colecciones, orden del hogar en general. Y a la gestión de los enseres durante las mudanzas encargándome del vaciado de las cajas y de la recolocación de todo en su nuevo destino.

Estos servicios también los presto a personas dependientes, con movilidad reducida o con discapacidad visual, a las que adapto sus entornos para que puedan realizar muchas de las tareas diarias de manera autónoma.

Otro segmento de población al que me dirijo son las personas que se enfrentan a cambios vitales, por fallecimiento de cónyuges, divorcios o emancipaciones, situaciones estas en las que la carga emocional es muy fuerte y en muchos casos el desconocimiento de cómo gestionar la casa les dificulta la adaptación a su nueva situación.


¿Qué te motivó a dar el paso?

Buscaba un proyecto emprendedor que me permitiera dedicarme a lo que de verdad me hace disfrutar: el orden, y poder aplicar mis habilidades a mejorar las condiciones de vida de otras personas. Y pensando en ello me di cuenta de que:

  • Nuestra sociedad está basada en el consumo, lo que nos genera acumulación
  • Las viviendas son más pequeñas y no tenemos sitio para guardar tantas cosas.
  • Las familias ya no tienen tiempo para dedicarse a la casa después de atender el trabajo, a sus hijos o a sus padres.
  • Las personas mayores o con algún tipo de discapacidad necesitan ayuda diaria porque no tienen fácil acceso a todos sus enseres o útiles de trabajo.

Así que me levanté un día diciendo: Me lanzo.


¿Qué personas te sirvieron de referente para dar el paso?

Un pequeño grupo de tres Organizadoras Profesionales que en el año 2016 se molestaron en juntarse y crear una Asociación: AOPE.  Ese esfuerzo de querer dar a conocer una profesión totalmente desconocida, de querer formar a otros, de intentar abrirse un hueco en el mercado a base de no ver competidores sino compañeros de profesión, me pareció que merecía la pena y esas primeras emprendedoras me dieron la motivación que necesitaba para unirme a su esfuerzo.

Y mi marido, que tiene una discapacidad visual y fue el que me empujó a incluir entre mis servicios a este grupo social diciéndome: “Esto que has hecho conmigo lo tienes que hacer con otros. El no tener que estar preguntando continuamente los colores de las prendas o poder coger la leche de la nevera sabiendo que no me equivoco de brick es importantísimo para una persona ciega. Te da confianza y mucha autonomía”.


¿Nos cuentas un obstáculo y una oportunidad que hayas superado en este proceso?

Aunque mi experiencia profesional siempre se ha desarrollado en grandes empresas, mi principal dificultad al iniciar mi actividad fue precisamente la gestión de esta pequeña empresa emprendedora.   Necesitaba formación y tuve la oportunidad de poder participar en el Programa Taldeka Senior de DEMA (BFA/DFB) recibiendo formación específica para el emprendimiento de mayores de 45 años durante 4 meses. Fueron un gran apoyo en todo el proceso, supieron ver viabilidad en un servicio totalmente nuevo en el mercado, evitaron que me desanimara, me dieron apoyo financiero y me asesoran cuando lo necesito.   

Una vez en marcha, el mayor obstáculo ha sido dar a conocer tanto la empresa como la profesión.  Lo voy consiguiendo después de dos años y aunque todavía me conoce muy poca gente, con entrevistas en medios, redes sociales, networking e impartiendo talleres lo voy consiguiendo.


¿Qué nos puedes contar de tus próximos proyectos?

El año pasado impartí unos talleres al colectivo de la ONCE en las tres capitales vascas en los que aporté ideas, trucos y les enseñé a organizar su entorno para que cada día puedan ser más autónomos y se sientan mejor. 

Y este año he empezado a colaborar con IKEA realizando talleres sobre orden en el hogar, de armarios, de cocinas, de baños… de todo lo que los clientes vayan demandando.


¿De qué te sientes más orgullosa?

De trabajar en lo que me gusta, aunque parezca un tópico, y de poder decidir cómo quiero que sea mi trabajo.

De ver la cara de felicidad y satisfacción que ponen mis clientes cuando ven los resultados y de su sincero agradecimiento porque han recobrado el equilibrio, el sosiego y la tranquilidad en su vida.

El orden nos proporciona estabilidad, nos relaja, nos da seguridad y nos pone en paz con nuestro interior.

arantza-olasagarre

TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail