Hace unos días/semanas publicábamos un artículo con una serie de recomendaciones para realizar una entrevista de radio y dar a conocer tu negocio con confianza y profesionalidad, y nos centrábamos, sobre todo, en la preparación de la entrevista:

  1. Conocer muy bien a dónde vamos y con quién
  2. Conocer mejor aún qué queremos contar
  3. Cómo templar los nervios y preparar nuestra lengua para que no se trabe.

Hoy vamos con una segunda remesa de recomendaciones, trucos o consejos para afrontar con éxito una entrevista radiofónica, centrándonos, sobre todo, en el durante.

Consejos para preparar tu entrevista de radio.

Primero vamos a mencionar algunas cuestiones que son de sentido común, porque sabemos que este sentido, con los nervios del directo, a veces nos falla:

Deja el móvil fuera del estudio, mantente centrada y escucha con atención a la persona que tienes delante. Sí, ya sé que dijimos que en las entrevistas no son tan importantes las preguntas como las respuestas; pero para trasmitir con sinceridad tus argumentos, tienes que hablar con la persona que te entrevista. Por eso resulta mucho más adecuado estar en el estudio de radio para atender la entrevista –y no mirando por la ventada de tu oficina, o sentada en el coche, donde es casi seguro que te distraerás con la primera mosca que pase.

Siéntate bien y hazte amiga del micrófono. No te balancees ni te gires en la silla, porque al hacerlo el micrófono se aleja y se acerca, y tu voz se escuchará como el Guadiana. Tampoco tamborilees con los dedos en la mesa, ni enredes demasiado con los papeles, porque todo eso entrará en antena.

Confirma la duración de la entrevista y mira el reloj. No sea que te despidan sin que tú hayas lanzado tus mensajes clave.

Y ahora vamos a tratar de responder a algunas dudas prácticas sobre situaciones que te puedes encontrar cuando acudas a una emisora de radio a hablar de tu emprendimiento:

¿Debemos corregir a la persona que nos entrevista si nos llama por otro nombre?

Que un periodista diga mal un nombre o un cargo es más habitual de lo que parece; el que tiene boca, se equivoca, y pasan muchísimas horas al día al micrófono, entrevistando a gran cantidad de personas. Es normal que se equivoquen e igual de normal que, con simpatía y educación, recordemos nuestro nombre o cargo, el de nuestra empresa, o la descripción de lo que hacemos.

¿Y si menciona un dato incorrecto?

Corregimos con educación, sin incidir demasiado en que se ha cometido un error. Damos el dato correcto, en positivo –y sin repetir el negativo. Debemos evitar, siempre, repetir aquello que esté equivocado o que resulte negativo.

¿Qué hacer si te quedas en blanco durante la entrevista de radio?

Posiblemente si te quedas en blanco tampoco te acordarás de esta respuesta, pero por si acaso,te lanzamos un par de opciones: 1) Ganar tiempo con un “Perdóname, pero no he entendido bien la pregunta” y 2) Construir un puente y lanzar tus mensajes clave: “Es interesante lo que comentas, pero lo que me gustaría subrayar es que… “, “Como he dicho antes…”, o “Lo que es importante considerar es que….”. Existen distintas fórmulas para la técnica del puente, que generalmente se emplea para esquivar preguntas complicadas.

¿Y si no sabes una respuesta?

No inventes, no divagues.Puedes explicar que no dispones de esta información, pero a continuación ofrece una información relevante que sí dominas. Como cuando en el menú del día se les han acabado los chipirones, pero en su lugar te ofrecen anchoas fritas, “que están buenísimas”.

¿Te has trabado con alguna palabra?

Nada de dramas. Sonríe y tira para adelante. A los y las profesionales de la radio les pasa cada día. De eso se nutren los espacios de gazapos, que se hacen desde el humor y el cariño.

¿Y si no nos preguntan algo que consideramos relevante?

Esto sí que es importante. Porque puede ser que esa pregunta que tanto deseamos nunca llegue… De esto va, precisamente, la cuestión de tener preparados los mensajes clave y de lanzarlos al principio, en la mitad y al final de la entrevista. Tu misión es asegurarte de contar todo lo que consideras relevante, de forma clara y concisa. Por eso te decía más arriba que controles el reloj del estudio.

Me preguntan tantas cosas a la vez qué no sé por dónde empezar a contestar…

 Si tienes enfrente a una entrevistadora del tipo ‘ametralladora’ piensa que, realidad, te está poniendo en bandeja responder a la pregunta que más te convenga. Para eso, como decíamos al principio, es necesario estar centrada y escuchar a la otra persona.

No me están dejando terminar…

Los y las periodistas ‘interruptoras’ existen y resultan generalmente molestas para las personas entrevistadas. Y es que, además, es incómodo pedir que te dejen terminar –otra cosa sería si estuviéramos en un debate–; por lo que aquí el mejor consejo que te podemos dar es que no te enrolles, contesta de forma clara y concisa para que sea difícil cortarte. Y, en cualquier caso, puedes retomar la idea que querías decir.

¿Has salido ya del estudio? Pues aún queda más.  Pide el audio de la entrevista, escúchala, auto-evalúate y trata de detectar qué puedes mejorar para la próxima vez. 

consejos-entrevista-radio
TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail