Cada vez son más las iniciativas que se llevan a cabo con el objetivo de generar un impacto, una transformación que nos lleve a crear mejoras a nivel colectivo y global. De eso trata el emprendimiento social.

Nos estamos cargando el planeta, de eso no hay ninguna duda. Nuestra velocidad por conseguir las cosas de la manera más rápida posible, obtener beneficios a corto plazo y generarlos a nivel individual son los pilares lo que siguen sosteniendo el sistema que tenemos. Y así nos va. Quizá de esta crisis sanitaria que estamos viviendo aprendamos algo.

Cuando hablamos de emprendimiento social, estamos hablando de generar iniciativas que tengan impacto. ¿Has oído hablar del triple impacto? El triple impacto se refiere a generar cambios a nivel social, medioambiental y económico.

Trabajar por el bien común, hacer comunidad y generar nuevas iniciativas que nos permitan ser más respetuosas con nosotras mismas y con el entorno.

Emprendimiento social: por una economía social y solidaria

El emprendimiento social se sustenta dentro de los principios de la Economía Social y Solidaria. Lo que se plantea es generar alternativas al sistema económico actual, teniendo en cuenta valores como la equidad, la justicia y el compromiso con el entorno, poniendo siempre el bienestar de las personas en el centro.

Los proyectos pueden ser muy diversos y no solo tiene que ver con la actividad que se desempeña, sino en la manera en la que tenemos de hacer las cosas.

Por ejemplo, hay comercios de alimentación basados en la compra a granel, donde no se utilizan plásticos y se reutilizan envases para no generar residuos y además trabajan con empresas productoras locales.

También existen cooperativas de consumo en la que se organizan de tal manera que los productos se compran a través de la organización a productores locales generando una beneficio e impulso a la economía local. El grupo de personas se organiza para mantener la estructura aportando horas a esa pequeña y a la vez gran comunidad.

Como ves, se trata de iniciativas que ponen en valor la generación de impacto.

Muchas otras están enfocadas a erradicar la desigualdad, por eso llevan a cabo actividades para la inserción o el empoderamiento de personas con un grado elevado de vulnerabilidad. Y así un largo etc.

Los proyectos pueden ser de diferentes formas; asociaciones sin ánimo de lucro, cooperativas, cooperativas de iniciativa social, ONG’s, personas emprendedoras…Puedes elegir la que mejor se adapte a los objetivos y valores de los mismos.

¿Y cómo se hace esto? Primero tendrás que pensar en qué es lo que tu puedes aportar y qué necesidades tienes en el entorno donde podrías generar impacto. Para esto la innovación social y la creatividad pueden ser herramientas válidas que te acerquen al objetivo común.

Una cosa que no debes olvidar es el disfrute. Disfrutar con aquello que haces y con lo que te conecta.

Ahora te dejo tiempo para la reflexión.

¡Mucho ánimo y salud!

Emprendimiento social
TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail