Estas son fechas con doble versión para las autónomas y empresarias. Por un lado, está la celebración, la fiesta, y por otro, compartir espacios y conversaciones que puede que nos sitúen en una posición poco confortable. Y todo esto sin mencionar que es el momento estrella para revisar el cumplimiento de los objetivos del año.

Estoy segura de que conoces la amabilidad como herramienta infalible para superar estas fiestas sin caer en el conflicto con otras personas. Seguro que la has utilizado para evitar discutir, para escuchar con cariño, aunque no te interese especialmente la temática que se está tratando, para aceptar y respetar las costumbres y tiempos de otras familias con las que compartes estas fechas.

Sin embargo, también estoy bastante segura de que algunas veces te olvidas de la amabilidad para contigo misma. Estos días, hacemos balance empresarial del año: evaluamos nuestros logros y cómo hemos avanzado en función a nuestros objetivos.

Si te das cuenta de que ha pasado el año y tus prioridades siguen estando lejos, que no has iniciado todas las actividades comerciales que te habías propuesto o que no has acabado esa formación clave que te permitirá ampliar tu oferta de servicios, ponle remedio para que el año próximo sean esas prioridades las primeras actividades de tu agenda. Pero no te machaques.

El auto-fustigamiento está sobrevalorado. No sirve para nada. No te juzgues, enmienda la situación y date ánimos. Sé amable contigo misma. La amabilidad no es auto-indulgencia es auto-aceptación.

Si, por el contrario, has alcanzado o superado muchas de las metas para este año, celébralo. Reconoce de dónde partías y a dónde has llegado. Valora el avance y aprecia tu trabajo como empresaria dándote una gratificación.

Los roles de género piden que las mujeres seamos amables con las demás personas, pero culturalmente, no está igual de bien visto que usemos esa misma amabilidad para con nosotras mismas o para defender lo que nos importa de forma implacable.

Porque como dice la Dra. Kristin Neff en su artículo «Why women need fierce self-compassion»:

La auto-compasión, entendida como amabilidad hacia nosotras mismas, nos permite cuidarnos cuando estamos pasando un mal momento, de la misma manera que haríamos con una buena amiga,  pero también nos lleva a actuar,  «enfrentándonos activamente a los retos de la vida», «nos motiva para seguir adelante incluso después de fracasos y reveses, aportando valor y perseverancia frente a la adversidad»

Necesitamos de esa fuerza poderosa para cuidar de nosotras mismas, protegernos en lo personal y en lo profesional y darnos prioridad. Quizás sea un regalo valioso para nuestras empresas que podamos pedir estas Navidades.

Zorionak eta Urte Berri on!

la-amabilidad-zorionak-2019

TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail