¿Quieres ver tu negocio en los medios de comunicación, pero no sabes cómo? En este artículo te damos unas pistas que te ayudarán a dar el paso.

A la hora de emprender un negocio, uno de los aspectos que abordamos (deberíamos, al menos) es el de la comunicación: preparamos nuestra identidad corporativa, montamos una página web, nos lanzamos a las redes sociales… y en algún momento pensamos que nos gustaría vernos también en la radio, en la prensa, en revistas y, por qué no, en la tele.

Quizá tengas un departamento de comunicación, o tal vez dispongas de recursos para contratar este servicio, pero es más que probable que tengas que remangarte y ponerte a ello tú misma. Pues a ello, porque salir en medios es posible: con una estrategia, trabajo, paciencia (mucha) y perseverancia (mucha también).

¿Para qué quieres estar en los medios de comunicación?

La respuesta a esta pregunta marcará la pauta para las siguientes. Porque tu estrategia de medios no puede ser la misma si lo que pretendes es vender un producto, que posicionarte como experta.

¿Qué quieres que digan de ti?

El arte de la entrevistas consiste en contar lo que nos interesa, no en responder a lo que nos preguntan. Aprender a hacer “puentes” y colocar nuestro mensaje. Así que, antes de hablar con la persona que te va a entrevistar, piensa qué quieres leer en el periódico y prepara bien tus ideas principales. Y expónselas, por activa y por pasiva.

¿Dónde quieres salir?

En función de tu negocio, o de tus objetivos, definirás en qué medio, incluso en qué sección, quieres salir. Puede que los medios de comunicación locales sean adecuados para ti, pero tal vez por tu sector necesitas estar en un tipo de publicación especializada. Puede que lo tuyo sean las páginas de economía. O eres tan crack y es tan único lo que haces que tu espacio está en los medios nacionales –o más allá. ¡Haz tu lista!

¿Con quién debes hablar?

Tras decidir en qué medio y sección quieres salir, debes detectar al o la periodista a la que le puede cuadrar tu tema y conseguir su contacto. Para ello debes:

 1) peinarte los medios que te interesan.

 2) llamar al medio en cuestión y pedir que te pasen con esa persona –si tienes hechos los deberes y estás preparada para hablar con ella– o pedir su email para escribirle con más calma. Si así no consigues el contacto –que a veces ocurre– puedes contactar con esa persona en LinkedIn.

Nunca escribas un email masivo a los contactos generales que encuentres aquí o allá. Van directos al agujero de la lavadora donde se pierden los calcetines.

¿Qué material preparo?

Si tienes como objetivo salir en medios de comunicación, tienes que hablar en su lenguaje. Es decir, no les mandes un folleto, un catálogo, ni un enlace a tu web.

1) Prepara el dossier de prensa de tu negocio –no es obligatorio, pero sí recomendable. Incluye en él los datos más relevantes que expliquen tu empresa. Se trata de ofrecer contexto, más allá de un hecho novedoso puntual. Recuerda también que no es un folleto y no es publicidad. Por supuesto, tus mensajes principales, tienen que estar aquí.

2) Prepara varias imágenes que en un momento dado puedas enviar a un periódico o a una revista (chulas y en alta resolución, por favor). No siempre tienen la posibilidad de desplazarse para hacer la foto.

3) Cuando se trate de comunicar una novedad o hecho relevante sobre tu negocio –que sea de interés público, un concepto ciertamente difuso– tendrás que preparar una nota de prensa. Una o dos páginas, no más, en las que des respuesta a las 5W clásicas del periodismo: Who, What, When, Where, Why (quién, qué, cuándo, dónde y por qué). Esta será la pieza clave que enviarás a un medio de comunicación cuando recibas un premio gordo, re-inventes la rueda… o des una charla. Recuerda que cada cosa, tiene su lugar.

IMPORTANTE: en el dossier, en la nota, en el cuerpo de texto del email que envíes… deja tu teléfono de contacto y manifiesta tu disposición para aclarar dudas, ofrecer más información, hacer una entrevista… Parece de Perogrullo; pero de todo hay, como en botica.

¿Algo más?

Paciencia. No siempre sale a la primera.

TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail