Cada vez que piensas en organizar una charla o un taller surgen dudas con el horario, ¿lo hago a la mañana, a la tarde o fin de semana?

Con la cantidad de oferta que hay, ¿cómo lo hago para poder llegar al mayor número de personas?

Analizamos varios aspectos a tener en cuenta:

Público objetivo

Cuando vas a dar un curso o taller tienes que tener claro quién es el colectivo destinatario.

Si tu evento esta dirigido a comercio, por ejemplo, es importante tener en cuenta el horario del mismo.  A primera hora de la mañana o al mediodía puede ser el intervalo que mejor les encaje. A última hora quizá se haga demasiado tarde para una formación después del día de trabajo.

Si va dirigido a personas emprendedoras en servicios, aquí se abren las posibilidades para flexibilizar. Si vas a hacer el taller a través de un organismo público, lo habitual es que el horario sea de mañana (en su mayoría) o de tarde, entre semana.

Si lo vas a organizar directamente tú, puedes incluso plantearte hacer el evento en fin de semana para no coincidir con el horario de trabajo habitual. Muchos congresos se plantean en la mañana del sábado o incluso en desayunos profesionales los domingos.

Además, hay personas que trabajan por cuenta ajena y están interesadas en diferentes contenidos que no tienen que ver con su profesión. No pueden acudir ya que sería a cargo de pedir permisos o días de vacaciones; por eso plantear encuentros, formaciones o charlas en fin de semana es una posible opción.

Por contra, te recomendamos también tener en cuenta la propia conciliación y la necesidad de respetar el descanso durante el fin de semana. Según la temática a abordar, este aspecto cobra mayor importancia.

Contenido

El contenido que manejes en la charla deberá de ser atractivo y diferente para tu público objetivo. La verdad que hay una cantidad importante de formaciones, cursos y talleres en el mercado. Invierte tiempo en diseñar algo que resulte interesante, diferenciador y aporte un valor significativo a posibles asistentes.

Corresponsabilidad y conciliación

Muchas personas emprendedoras compatibilizan la crianza y el trabajo por cuenta propia con el fin de poder flexibilizar su jornada laboral y tener más tiempo disponible. Esta realidad es bastante recurrente sobre todo en la primera fase de la empresa, si bien depende del volumen de trabajo que va adquiriendo el negocio esta situación tiende a evolucionar.

No descartes poner un servicio de guardería, sobre todo si lo vas a plantear en horarios fuera del periodo lectivo. Es un servicio muy bien valorado y que permite una mayor asistencia en estos casos. También el permitir la entrada a bebés lactantes a una charla para personas adultas, puede incentivar la asistencia de quien está a su cargo. 

Todas estas cuestiones serán diferentes en cada caso, prueba a ver cual te funciona mejor y vete ajustando para próximos eventos.  También puedes preguntar en tu comunidad para tener más información y poder ajustar mejor.

¡A por ello!

organizar-una-charla
TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail