Cuando estamos abordando la preparación de un taller o programa formativo online, hemos de tener en cuenta algunas cuestiones:

1 – Organiza con tiempo el espacio y prueba la herramienta que vas a utilizar y de más cuestiones técnicas. Asegúrate de que no vas a ser interrumpida, ni por el teléfono ni por la familia ni por un aviso en pantalla de que hay un mail nuevo en tu bandeja de entrada.

2 – Si es nuestra primera vez en una clase “en vivo”, mejor probar en un entorno seguro. Imparte tu primer webinar o programa formativo online entre gente cercana, que puedan darte feedback sincero y que te permitan probar tu destreza gestionando imprevistos, interrupciones, evitando que el webinar se convierta en un pequeño caos.

3 – Prepara el contenido, la estructura y elige la herramienta a utilizar pero, sobre todo, piensa qué idea central quieres transmitir. Cuando finalice el programa, ¿qué se lleva a casa tu audiencia?

4 – Menos es más. Piensa en las personas participantes, un taller on line es más cansado que un taller presencial, requiere un mayor nivel de atención, no abuses del tiempo, reduce contenido y deja que usen papel y boli para realizar algún ejercicio.

5 – Reconecta contigo para poder conectar con las demás personas. La conexión digital parece más difícil que la presencial pero nuestras emociones van a traspasar las pantallas: si tenemos miedo, es posible que hablemos rápido, si sentimos culpabilidad por haber cometido algún error, puede que mostremos agresividad, si sentimos inseguridad es posible que nuestra atención quede secuestrada por ese participante que lleva todo el webinar cruzado de brazos con el ceño fruncido….

6 – Otra forma de conectar emocionalmente con tu audiencia es contar historias. Vigila tu ego, la historia no es para demostrar lo bien que lo haces tú si no para que las personas se sientan identificadas contigo y adopten el aprendizaje como apropiado. No se aprende a andar en bicicleta con un power point. El aprendizaje emocional es un aprendizaje que busca “cambiar la realidad de una persona y lleva consigo un cambio que puede ser perturbador”. Buscamos que las personas participantes hagan “ajá”, proponles ejercicios, preguntas que supongan descubrimientos, no lo expliques todo.

7 – No trates de transmitir TODO lo que sabes, trata de transmitir lo que tu audiencia necesita saber en la forma en la que necesitan recibir: muchos datos, mucho texto, muchas referencias, dificultan el aprendizaje

8 – No te compliques la vida con el diseño. La presentación tiene que ser atractiva, esfuérzate por llegar al corazón de tu audiencia con fotos, colores, historias detrás de la idea, acrónimos, …pero fundamentalmente no tiene que dificultar o distraer del aprendizaje esencial. Una tipografía complicada que dificulte la lectura, un video largo cuya velocidad de carga dependa de la calidad de la conexión wifi pueden desmotivar fácilmente a la audiencia.

¡Atrévete! Siempre hay una primera vez. No seas excesivamente exigente contigo misma y recuerda que el crecimiento sucede superando situaciones difíciles.

programa-formativo-online

TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail