¿Es una opción la subcontratación de servicios? En términos generales, la respuesta es afirmativa, ¿no? Con algunas áreas, como la financiera, el apartado de asesoría,… no solemos tener dudas. Pero éstas se hacen presentes cuando se trata de externalizar la comunicación de nuestra empresa. 

Mi negocio es muy específico / técnico / requiere un conocimiento profundo de lo que hacemos / es un sector muy complejo para que, alguien, externo, sepa transmitirlo.

Este es un comentario que escucho con cierta frecuencia. ¿Cómo una empresa consultora puede ayudarme en la comunicación, si carece del conocimiento concreto de este sector? ¿Si el equipo que me presenta no proviene del mundo de la arquitectura, la construcción, el interiorismo, las finanzas, la psicología…?

Y podría seguir nombrando todos los sectores. Estos mensajes se repiten independientemente del tamaño de la compañía. Las personas que trabajan en empresas de mayor tamaño, te aseguro, también verbalizan este comentario en algún momento de la conversación.

Mi experiencia personal me dice que, además, las mujeres emprendedoras creamos nuestras empresas con esfuerzo, tesón, invirtiendo muchas energías,…y nos cuesta especialmente ceder a la externalización de determinadas áreas de “nuestras hijitas”. ¡Quién mejor que nosotras para cuidarlas, mimarlas y hacerlas crecer! Somos más reacias a introducir a terceros.

Pero mientras invertimos nuestros esfuerzos en asumir determinadas funciones no estamos focalizadas en nuestro negocio, en hacerlo crecer ampliando nuestra red de colaborador@s, dar servicio a nuestra clientela o buscar potenciales clientes. Desatendemos nuestra red o no asistimos a sesiones de networking que nos ayuden a ampliar nuestro círculo.

Desperdiciamos energía y realizamos tareas en las que no somos expertas a costa de invertir un tiempo que no tenemos. Si se trata de una empresa consultora profesional, su personal:

  • Se pone en nuestra piel y dedica esfuerzos en analizar nuestra compañía y sector.
  • Trabaja en equipo con el personal de nuestras empresas para sumar conocimientos. El conocimiento de negocio está en nuestra empresa pero, por otra parte, la empresa consultora aporta conocimiento específico, la experiencia de haberlo hecho en otras empresas y la distancia suficiente para ver las necesidades de tu compañía con mayor objetividad.
  • Emplea método para abordar los proyectos sin perder de vista nuestros recursos económicos y personales.
  • Propone soluciones realistas, que se puedan aplicar y mide su resultado. Tiene cintura y capacidad de reacción para adaptar y ajustar el plan inicialmente trazado.

En resumen, no se trata de externalizar y despreocuparnos de “nuestras hijitas”, sino delegar una parte de la tarea y crear, junto con la empresa consultora, un equipo potente que impulse nuestro negocio.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo por las redes sociales. Recuerda que también podemos conversar en Twitter (@EmakumeEkin) y en nuestra página de LinkedIn (/company/EmakumeEkin). Y si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, también puedes suscribirte al blog.

subscribirse-por-email-emakumeekin

¡Gracias por la difusión de #EmakumeEkin y por la visita!

Imagen: Miren Lauzirika.

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail