¿Sabes qué es una factura simplificada? y ¿Sabes cuándo puedes emitirlas? Sabemos que estamos obligadas a emitir una factura y guardar una copia siempre que realicemos un trabajo o entreguemos una mercancía en el ejercicio de nuestra actividad profesional. Es interesante saber que, en ocasiones, esta obligación podemos cumplirla expidiendo una factura simplificada y su correspondiente copia, por supuesto.

En la actualidad, podemos presentar dos tipos de facturas: las facturas completas o las facturas simplificadas. Podemos optar por expedir una factura simplificada (los antiguos “tiques”) siempre y para cualquier operación cuyo importe sea inferior a 400 euros IVA incluido. También siempre que deba expedirse una factura rectificativa.

Pero, además, este importe puede elevarse a 3.000 euros, IVA incluido, en los siguientes casos:

  1. Ventas al por menor. Se considera venta al por menor cuando las personas destinatarias actúan como consumidor@s finales y no como empresari@s o profesionales. Aquí la ley excluye aquellos bienes que por sus características sean principalmente de utilización profesional o empresarial.
  2. Ventas o servicios en ambulancia.
  3. Ventas o servicios a domicilio del consumidor@.
  4. Transportes de personas y sus equipajes.
  5. Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.
  6. Servicios prestados por salas de baile y discotecas.
  7. Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.
  8. Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.
  9. Utilización de instalaciones deportivas.
  10. Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
  11. Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
  12. Alquiler de películas.
  13. Servicios de tintorería y lavandería.
  14. Utilización de autopistas de peaje.

Y entonces, ¿cómo es una factura simplificada? La factura simplificada debe contener los siguientes datos:
1) Número y en su caso serie. Recordad que se pueden tener tantas series como se necesiten siempre y cuando existan motivos que lo justifiquen. Los números, dentro de cada serie, deben ser correlativos. Sin omisiones ni “saltos” de numeración.

2) La fecha de expedición.

3) La fecha de realización de la operación en caso de que sea distinta a la de expedición de la factura.

4) Nuestra identificación, esto es, NIF y nombre y apellidos si somos autónomas, o denominación social si somos persona jurídica.

5) La identificación de los bienes entregados o de los servicios prestados.

6) El tipo de IVA aplicado. Si la factura comprende operaciones diversas con distinto tipo de IVA, deberá especificarse la base y la cuota para cada tipo de IVA.

7) La contraprestación total. Es decir, el importe total.

8) Cuando se trata de una factura rectificativa, la identificación de la factura que se rectifica.

Si la persona destinataria de la factura nos exige que incluyamos su identificación, estamos obligadas a hacerlo. Tanto si este destinatari@ es empresari@ o profesional como si se trata de una persona física.

Y lo más importante, además de aclarar alguna duda, es ponerlo en práctica y … ¡A facturar!

factura simplificada

Imagen: Miren Lauzirika

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail