Entrevistamos a Ainara Unamuno, Copywriter, y socia de EmakumeEkin.

Cuéntanos brevemente a qué se dedica tu empresa

En Ainara Unamuno ofrezco soluciones de copywriting y redacción de contenidos a empresas, agencias de publicidad, diseñadores gráficos y estudios de programación.

Pero ¿qué significa esto?

Significa que ayudo a vender con “palabras” a través del copywriting.

Significa que todos los contenidos de una página web, de los catálogos comerciales y de todo el material que esté orientado al cliente puede escribirse de manera creativa y persuasiva para que convierta en las ventas que necesitas.

Mi especialización se enfoca en el copy web, copy publicitario y redacción de contenidos SEO.

En mis dos años de andadura como profesional independiente me llama mucho la atención haber trabajado sobre todo con y para mujeres que han emprendido nuevos negocios.

¿Qué te motivó a dar el paso?

Desde pequeña quise estudiar Publicidad. Primero pasé por el mundo de las Letras y la Filosofía ya que estudié un tiempo en la Universidad Central de Venezuela, en Caracas. Luego me di cuenta que la Publicidad era una filosofía comercial y fue por lo que finalmente me decanté. Viví en Venezuela hasta los 21 años. Me mude a Euskadi en el 2004 a terminar mi carrera de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad del País Vasco.

Lo cierto es que más adelante, estando dentro del mundo de la Agencia de Publicidad me di cuenta de la necesidad de que existiera una persona que se encargara de evaluar las estrategias de contenidos de los clientes y pudiera darles formas. El objetivo principal para todos (incluidos esos textos) tenía que ser: VENDER.

Estando dentro del mundo Agencia y estudiando el Máster de Comunicación Empresarial vino una gran crisis en 2008 y la agencia para la que trabajaba la vivió muy de cerca. Mi carrera profesional apenas empezaba a surgir, pero me vi en una situación complicada personalmente, con un bebé pequeño y tuve que emprender un negocio diferente pero que me permitiera trabajar y mantenerme a corto plazo. Me alejé un tiempo de la Publicidad.

Con la decisión premeditada de vender ese primer negocio que había emprendido y de actualizarme en mi profesión y volver a sentirla desde dentro encontré, para mi asombro, que la profesión que desempeñaba en las agencias y que tanta falta hacía estaba surgiendo como un nicho competitivo en el mundo publicitario.

Siempre se les llamó “creativos” a los creadores de grandes mensajes, pero hoy en día se ha descubierto su verdadero nombre: son copywriters.

No es una formación que se aprende de la noche a la mañana, por mucho que insistan muchos gurús del marketing de formación. Siempre he sentido que ha estado en mí, y que tengo que estar presente en este competitivo mundo digital.

El curso online con uno de los grandes copys de España que me actualizó al completo de todos esos años dedicándome “a otra cosa” fue #SoyCopywriter. Plataforma formativa a la que sigo perteneciendo hoy en día y con las que constantemente me voy actualizando de las ideas más novedosas de la venta publicitaria, especialmente en internet.

Así surgió mi idea de emprender como freelance en una profesión que está en auge. Que siempre ha existido en el mundo de la agencia y que hoy en día se demanda de manera más particular por la necesidad de crear mensajes potentes que ayuden (casi) a cualquier persona a VENDER sus productos, servicios o a su propia marca personal.

¿Qué personas te sirvieron de referente para dar el paso?

Existen muchas personas en mi vida que me han servido de referentes para dar el paso al emprendimiento. Pero voy a intentar resumirlas:

En primer lugar, el gran impulsor de mi emprendimiento es mi pareja, Borja. Gracias a él darle forma a las ideas ha sido posible, moldearlas, ajustarla e incluso descartarlas cuando han sido demasiado arriesgadas. Sin duda es la persona que constantemente me pone los pies en la tierra. Le estoy muy agradecida por su paciencia, dedicación y constancia.

En segundo lugar, uno de mis referentes es mi mentor y sus aliados copywriters a los que sigo muy de cerca en su carrera profesional: Javi Pastor, Joan Marco y Cristina Herranz. Me ayudaron a moldear de nuevo mi enfoque publicitario.

Otros referentes, y no menos importantes, han sido Rafa y Clara de Wondermochi. Ellos me ayudaron a dar el gran paso de mi nueva web y crear contenidos que se han posicionado muy bien y me han permitido abrirme paso en el mundo tan competitivo que es Internet. Y Patricia Pinedo, quien ha sido mi terapeuta durante muchos años y me esclareció el camino para que hoy sea quien soy.

¿Nos cuentas un obstáculo y una oportunidad que hayas superado en este proceso?

Existen muchas cosas por las que debemos luchar día a día cuando decides emprender sola un negocio. En mi caso, el obstáculo más grande ha sido haber estado apartada del mundo de la publicidad durante 6 años y al volver, darme cuenta que nada era igual, todo había cambiado. Por ello, ponerme al día era fundamental y el obstáculo lo convertí en la oportunidad.

La oportunidad fue darme cuenta que no era tarde para reciclarme, volver a formarme y actualizarme en lo que era necesario para entrar de nuevo y de lleno en el mercado digital. Desgraciadamente, tengo que decir, que la pandemia mundial me ayudó a que mi negocio resurgiera más rápido por la necesidad de muchas empresas y pequeños comercios de darse a conocer digitalmente.

¿Qué nos puedes contar de tus próximos proyectos?

Estar detrás de un ordenador escribiendo casi todo el día me ha impedido salir a la calle a darme a conocer mejor, a crear grupos creativos, a explorar. Por ahora, he tenido suerte de que los clientes que tengo y siguen estando conmigo han venido a mí a través de internet o del boca a boca.

Entre mis próximos proyectos está conseguir crear sinergias profesionales con otras emprendedoras y emprendedores del marketing digital para desarrollar proyectos más grandes, más potentes y duraderos en el tiempo. Es así como veo el futuro de mi negocio. Con equipos multidisciplinares.

Me encanta lo que hago, porque cada cliente es un mundo y es una forma de aprendizaje constante, pero soy una fiel creyente de que en la unión de las personas es donde está la fuerza. Por muy trillada que suene esa frase.

¿De qué te sientes más orgullosa?

Uno de los proyectos más bonitos de mi vida no tiene que ver con mi carrera profesional. Soy, ante todo, una madre orgullosa. Mi hijo Iñigo de 11 años es mi mejor proyecto.

Pero es verdad que soy afortunada porque he sabido encontrar en las adversidades, oportunidades de crecer, de aprender y de fortalecerme. Me siento orgullosa de aquella vez, hace ya casi 20 años, haber tomado la decisión de cambiar de país, de venir a Euskadi, y de crecer con trabajo y dedicación, aprendiendo constantemente de la vida.

Muchas gracias, Ainara Unamuno por contarnos tu proyecto.

Ainara Unamuno entrevista EmakumeEkin
TwitterLinkedInFacebookPinterestEmail