“Nadie lo hará por ti. El coraje de vivir” es la segunda  novela de nuestra socia Idoia Postigo.


Hace dos años presentaste tu primera novela “Y te reirás de los peces de colores”, ¿qué te ha llevado a continuar escribiendo y publicar “Nadie lo hará por ti”?

En primer lugar, yo creo que la escritura, como cualquier forma de expresión humana, tiene un carácter terapéutico y mis novelas son una especie de conversación conmigo misma en la que puedo exteriorizar mis propias preocupaciones, mis percepciones,…

Pero al mismo tiempo, mi objetivo al escribir esta historia es que, de alguna manera, lo que les ocurre a mis personajes pueda ser útil a personas que se encuentren en situaciones similares. Yo creo que las experiencias de otros seres humanos pueden servir de aprendizaje vital a los demás para “capear” mejor sus propias tormentas o catástrofes.


¿Qué tipo de novela es “Nadie lo hará por ti”?

Yo diría que hablamos de novela contemporánea con un sesgo de desarrollo personal.


Tu primera novela era una historia de superación. En esta segunda el título deja claro que la temática está relacionada con el coraje de vivir. ¿Insistes en la necesidad de sobreponerse a las dificultades de la vida?

Así es. Ambas novelas coinciden en ese mensaje. No se trata de cerrar los ojos al dolor o a las experiencias duras de la vida, sino de ser consciente de que la vida, inevitablemente, nos va a deparar “naufragios” y pérdidas. Hablo desde el respeto, porque sé que en ocasiones la vida nos hace pasar por las experiencias más duras que puede afrontar un ser humano. Sin embargo, con el mismo convencimiento, pienso que las personas siempre tenemos capacidad de elegir. Aunque no podamos escoger los sucesos que nos ocurren, sí podemos decidir la forma de enfrentarnos a ellos. Esa es nuestra libertad.


En las dos obras, los protagonistas se enfrentan a situaciones límite y mencionas la importancia de “gestionar adecuadamente nuestro mundo emocional”. ¿Por qué?

Tradicionalmente, se ha enfatizado la importancia y el valor de la parte racional del ser humano. Sin embargo, diversos estudios científicos han puesto de manifiesto la gran importancia de la variable emocional en nuestras decisiones, en nuestros comportamientos, en quienes somos y en lo que hacemos. La gestión emocional no implica reprimir nuestras emociones sino “destriparlas” para entender su mensaje y, a partir de ahí, gestionarlas de manera adecuada para que redunden en nuestro bienestar y en nuestra felicidad.


¿Por qué apelas al coraje para enfrentarnos a la vida?

Yo soy de Barakaldo, vengo de Margen Izquierda y se me hace atractivo el hecho de que mis personajes no se rindan. A veces se tambalean, a veces se desorientan, a veces se caen. Pero no se rinden. Se vuelven a levantar, quizá desconcertados, quizá mutilados, pero saben que permanecer de rodillas no es una opción. Y se levantan.

Para VIVIR con mayúsculas, que no significa “estar vivo”, pienso que hace falta coraje.


Se trata entonces de historias que a nuestras emprendedoras les pueden resultar familiares, ¿no?

Yo pienso que sí, porque no escribo sobre personajes magníficos, ni mundos irreales. Escribo sobre el siglo XXI. Cuento historias cotidianas, normales… que perfectamente podrían pasar a cualquier persona. Y lo hago porque encuentro que dentro de lo cotidiano, de lo anodino, también existe la heroicidad. Acompañando a las miserias humanas, también existen grandezas, virtudes, valores…


Dos novelas en tres años. ¿Comienzas a sentir que escribir literatura es tu oficio?

Lamentablemente no son buenos tiempos para la lírica… En esto creo que muchas emprendedoras se sentirán reflejadas… En mi caso, he optado por la auto-edición porque las editoriales tradicionales están superadas de oferta y su respuesta o es inexistente o en muchos casos se mueven en plazos imposibles. En esta ocasión sí hubo una propuesta de una editorial digital, pero no llegó a consumarse porque yo ya me encontraba inmersa en el proceso de publicación. Por el momento, no puedo considerar la escritura como un oficio porque no me reporta beneficios económicos, ¡todo lo contrario! Lo hago por convicción. Me sale de las tripas… Ojalá algún día…


Escribir y publicar una novela es un proceso emprendedor ¿cuánto hay de placer y cuánto de sufrimiento en ello?

A pesar del estrés de la publicación, el acto de escribir para mí es un deleite. Es una de esas actividades en las que pierdo la noción del tiempo y estoy absolutamente concentrada en lo que hago. Además, es muy sugerente el poder que te otorga tener la posibilidad de decidir el destino de tus personajes. Sus vidas están en mis manos y esa circunstancia es francamente empoderadora, porque no existe en el mundo real.


¿Qué tal ha sido la acogida?

Francamente buena. Es magnífico recibir mensajes de las personas que la leen y que comparten conmigo lo que su lectura ha supuesto para ellas. Me llama la atención que surgen muchas cuestiones comunes. Además, los medios de comunicación locales (El Correo, Deia, Barakaldo Digital, etc.) se han hecho eco de la noticia y están surgiendo muchas iniciativas de colaboración con entidades que están vinculadas con el mensaje del coraje de vivir. Estoy muy satisfecha.


¿Vas a seguir escribiendo?

Mientras haya personas dispuestas a leer mis mensajes, seguramente sí, seguiré escribiendo…


¿Qué nos puedes contar de tus próximos proyectos?

En breve voy a auto-publicar un libro técnico sobre “Gestión profesional y emocional de equipos”. Desde luego seguiré alimentando mi blog (www.emotionalfabrika.com) y espero que me surjan otras historias que contar en futuras novelas…


Y, por último, ¿dónde podemos adquirir “Nadie lo hará por ti”?

Está disponible en versión digital e impresa en Amazon y en papel se puede encontrar en la red de distribución de Elkar y en otras librerías de Euskadi (Barakaldo, Bilbao, Portugalete, Santurtzi y Getxo). En mi blog aparece el listado concreto de librerías.

Eskerrik asko. Gracias, Idoianovela-nadie-lo-hara-por-ti

TwitterLinkedInGoogle+FacebookPinterestEmail